Imagen Blog

A ritmo de palos y zapatos

Nov 22, 2020 | Blog, Experiencias

Hoy vengo con uno de los posts más cortos y probablemente más útiles que he escrito. Este curso estoy con niños y niñas de 4 y 5 años, y os voy a contar una actividad rítmico-matemática que me moría de ganas de poner en práctica. La aprendí en el curso de matemática viva del CAIEV, con Lara Giménez, aunque ahora el curso lo hace en Senda, podéis leer su blog “Aprenent amb les mans”, lleno de recursos e ideas prácticas.

Se trata de una actividad muy completa, que podemos hacer de diferentes maneras y dificultades, en la que trabajamos muchas cosas como:

  • Ritmos
  • Lectura de símbolos
  • Escritura con símbolos
  • Direccionalidad
  • Escucha activa
  • Series

Qué necesitas:

  • Palos (Negras)
  • Zapatos (Corcheras)
  • ¿Gomas? (silencio)
  • Instrumentos (opcional)

¿Cómo lo hacemos?

Pedimos si hay algún voluntario o voluntaria que nos deje unos zapatos, con esto ya tenéis su atención ganada. Colocáis por ejemplo los palos y los zapatos como veis en la foto.

Ahora (probablemente estén en súpersilencio y/o preguntando qué haces), con una cara de concentración máxima, usando un instrumento de percusión o tus manos, haces el ritmo que has escrito y paras. Los palos representan las figuras negras y los zapatos las corcheras. No tengas prisa. Deja que piensen, que se miren, que digan.

Puedes hacer alguna pregunta abierta del estilo: ¿Qué ha pasado? ¿Qué he hecho? Si necesitan alguna pista más haz lo mismo que antes, pero dando cada “golpe” encima del objeto que corresponda. Cuando ya hayan hecho el “clic” diles que es su turno.

Podéis hacerlo todas juntas, de dos en dos, por grupos, individualmente… todo vale. En mi caso llevé dos panderos y claves, me dio justo para que la mitad tuvieran y la otra no, así que lo hice de manera que se iban pasando el instrumento con la persona de la derecha.

Es normal que al principio sea un caos si estás en infantil. Irás viendo (más que escuchando) que algunos tienen más sentido del ritmo que otros.

Prueba de hacer un pequeño cambio; añade, quita o cambia una de la figuras, para ver cómo afecta al ritmo. Más adelante puedes seguir probando diferentes cosas. Enumero algunas que se me ocurren:

  • Que alguien cree un ritmo y el resto lo lean
  • Escuchar un ritmo y representarlo con las figuras después
  • Representar dos ritmos en el suelo, y que ellos y ellas deban identificar cuál has tocado
  • Hacer tarjetas con ritmos y que lo tengan que “tocarlo” y otro grupo representarlo
  • Series (cuál va después)
  • Añadir otro elemento que haga la función de silencio
  • Escuchar y representar en un papel
  • Ver quién crea el ritmo más largo

Todas estas ideas admiten diferentes modalidades. Con la profe, en parejas, por equipos… Espero que te haya gustado y te parezca útil. Seguro que puedes pensar alguna versión más del juego. Si quieres te invito a compartirla en los comentarios.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *