El miedo al aula desnuda

Dic 20, 2015 | Blog

 

Bien, antes de empezar, os voy a pedir que miréis estas dos fotos:

 

clase
2015-09-19 14.11.21

 

Las dos fotos son de aulas preparadas para recibir a los alumnos en las primeras semanas de clase, si pudiérais elegir entre una clase y la otra, ¿Cuál elegirías?

Hace no muchos años probablemente me hubiera decantado sin ninguna duda hacia un estilo más parecido al primero que al segundo, pero desde hace un tiempo, después de empezar a formarme y adentrarme en el mundo de las pedagogías “vivas” me decanto claramente por la segunda fotografía. No digo que la otra esté mal, ni mucho menos, simplemente está habiendo un cambio en mi modo de ver la educación y al propio niño. Os explico mi reflexión y me encantaría saber vuestra opinión al respecto.

Estas dos primeras semanas de septiembre muchos maestros han estado preparando sus clases, haciendo abecedarios, poniendo material, haciendo carteles, DECORANDO…

Cada vez que me cuestiono qué es lo mejor para los niños, pienso en qué es lo que más me gustaría a mí si yo estuviera en su lugar. Imagino el momento en que buscas un piso de alquiler, los hay amueblados y sin amueblar. Hay pisos amueblados que seguro que son muy bonitos y te dan ganas de entrar a vivir en ellos nada más verlos, pero nunca será lo mismo que si al final decides alquilar uno sin amueblar y poco a poco, con cariño y esfuerzo, lo vas amueblando y decorando a tu gusto.

También recuerdo de niña, cuando llegó el momento de cambiar la habitación y mis padres me dejaron elegir. Ésta siempre me había gustado, y no tenía ningún problema con ella, pero el hecho de elegir yo lo que quería y decorarla fue un sentimiento de satisfacción que aún puedo recordar.

La foto de debajo la saqué ayer en el colegio público Congrès-Indians de Barcelona. Es una clase de P3, los niños están en el período de adaptación, donde maestros y familiares acompañan a los pequeños para que la separación no sea tan dura. La distribución del aula, el color de las paredes, el material que encontramos en ella… no es casual, todo está muy pensado, dando mucha importancia a la estética, a la armonía y a que todo lo que esté a su alcance sean cosas que pueden utilizar, de manera que no se tengan que crear límites y frustraciones innecesarios.

A lo largo del curso incorporarán muchos más materiales que previamente serán presentados, y la clase irá mutando según los intereses de los niños que, poco a poco, la irán conquistando y haciendo suya. ¡Dejemos que los alumnos conquisten las aulas!

La conclusión que saco es que cuando nos centramos en pensar en qué necesita el niño en ese preciso momento (y no en todo lo que necesitará a lo largo del curso), nos damos cuenta que hay muchas cosas que, con la mejor de las intenciones ponemos en el aula, (abecedarios, pósters de figuras geométricas, normas de la clase, calendarios…) pero que realmente carecen de sentido para el niño, están vacias de significado, y no por el hecho estar ahí hará que aprenda nada, incluso pudiendo llegar a ser un factor de distracción.

Y vosotros, ¿qué opináis?

Carlota-Firma-Completa

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!:

44 Comentarios

  1. Hace unos años me encontré con un profesor de la universidad que me dijo, que un espacio debía estar ambientado por los niños y niñas y sobre cuando están presentes y empiezan ha habitarlo, puesto que los protagonistas de su aprendizaje son ellos, y de esa manera lo reconocen como su casa , me hicieron reflexionar tanto estAs y otras de sus palabras, que me plantee realmente que era la Educación , y como y desde donde quería acompañar a la infancia ,
    Me apasiona encontrar lugares como este y mas que sean públicos
    Un abrazo

    • Cuánta razón tenía tu profesor!

      Gracias Sonia!